Archivos de la categoría ‘publicidad’

Twitter&MoneyComo publicidad podemos definir una forma de comunicación subjetiva e interesada que puede proporcionar a los consumidores una información valiosa, pero que siempre debemos analizar con una mirada crítica, ya que nadie regala nada. La excepción a la norma la podrían constituir las denominadas entidades sin ánimo de lucro aunque, en mayor o menor medida, habrá voces críticas que dirán que éstas también se mueven por sus intereses, sean de carácter económico o de otra índole. Pero sea como sea, a lo largo de los últimos años han proliferado mil y una formas de impactar a los consumidores de los mensajes, un fenómeno ligado a lo que se ha venido a denominar como revolución digital.

En este sentido, hemos asistido al auge de infinidad de nuevas plataformas para trasladar los mensajes publicitarios a los consumidores y usuarios de las mismas. La aparición de los medios online propició nuevos formatos publicitarios que nos impactan en el momento de acceder a sus contenidos informativos, y las redes sociales se han convertido uno de los grandes filones en pleno proceso de experimentación y explotación. Facebook,LinkedInTwitter y tantas otras redes se han convertido en los grandes campos de batalla de las marcas para hacerse un espacio en las mentes de sus usuarios.

La popular red Facebook ha experimentado una progresión espectacular en la inclusión de publicidad. Desde los tiempos en que era una empresa debutante en el Nasdaq que tenía como gran reto incluir publicidad para monetizar sus crecientes usuarios desde la aplicación para smartphone, la red social creada por Mark Zuckerberg ha pasado a incluir anuncios en el muro de los usuarios, un método que también traspasó a la versión para navegadores de la red social. Los anuncios personalizados en función de los intereses propios y de los contactos de los usuarios se han convertido en una compañía habitual. Desde entonces, la eclosión de nuevos formatos publicitarios ha sido una constante no exenta de polémica entre los usuarios, hasta el punto de generar un importante grado de rechazo, muy probablemente espoleada por los decepcionantes resultados de la compañía en el mercado de valores.

Como no podía ser de otra forma, Twitter ha terminado por seguir el mismo camino. La red de microblogging ha anunciado recientemente la puesta en marcha de un modelo de publicidad personalizada, más allá de los tuits patrocinados a que nos tenía acostumbrados, que utilizará las cookies de sus 215 millones de usuarios para ofrecer una publicidad a medida y que cambiará de unas personas a otras dependiendo de sus intereses demostrados. La intención, claro está, es aumentar los ingresos de la plataforma de cara a la inminente salida a bolsa, lastrada por algunas informaciones que apuntan a que no es tan brillante como parece: según estimaciones de la revista The Atlantic, basadas en información de la propia compañía, tan sólo se obtienen 80 céntimos de dólar por cada mil visionados de un mensaje, es decir, poco menos de 60 céntimos de euro; una propuesta no demasiado atractiva para los futuros inversores. Por otra parte, la semana pasada se anunció la creación de @eventparrot, una cuenta (de momento no oficial, aunque parece que es de la propia compañía) que ofrece enlaces a las noticias de editores externos, en una especie de servicio de periódico personalizado. La pregunta inmediata y evidente que me hago es si el criterio de selección de las mismas será verdaderamente en función de los intereses de los usuarios, o bien predominarán los de las marcas comerciales anunciantes.

No estoy en contra de que las plataformas intenten convertir sus modelos en negocios rentables, dado que tienen que convertirse sostenibles económicamente. Pero es necesario que nos detengamos a reflexionar hacia dónde se dirige esta sociedad de la información nuestra en la que vivimos. Buscadores que filtran los resultados informativos en función de los perfiles, mensajes presuntamente informativos supeditados a intereses comerciales… Quizá el futuro no sea otro que un back to basics a la máxima del ilustre pensador clásico Sócrates: sólo sé que no sé nada …

Artículo original publicado en 50×7

Gracias a un interesante debate mantenido con Minerva Garcia de Idearium 3.0 en el grupo BRANDSTEGY en LinkedIn, empecé a darle vueltas a este artículo sobre Groupon, portal online de cupones de descuento, y las múltiples polémicas que ha suscitado en los últimos tiempos. Por ello, vaya por delante mi agradecimiento a sus siempre interesantes aportaciones.

En España el portal cuenta con más de 4,5 millones de usuarios, y los responsables de la compañía aseguran que sus ventas superan a las de Groupalia y LetsBonus. Una bonanza que se ha tradujo en que el pasado mes de noviembre de 2011 debutó cotizando en índice Nasdaq, con un precio de 20 euros por acción en Wall Street; pero el 24 de noviembre, apenas una decena de días después, las acciones se desplomaban con una caída del 30% en tan sólo tres días. No obstante, en el cuarto trimestre de 2011 Groupon ingresó 506,5 millones de dólares, un 194% más que durante el mismo periodo del año anterior, y la previsión anunciada para el primer trimestre de 2012 es de entre 510 y 550 millones, y el valor actual de de la compañía se estiman en torno a los 16.000 millones de dólares.

Pero desde su puesta en marcha, los problemas de los consumidores con el portal de ofertas se han ido multiplicando, recibiendo quejas y demandas de asociaciones de consumidores que se han ido extendiendo en todos los países, así como problemas con organismos reguladores, de los que podemos destacar algunos ejemplos. En julio de 2001 Groupon Argentina era clausurado por ofrecer viajes sin contar con la autorización para ello, y desde entonces las noticias relacionadas con las presuntas ofertas fraudulentas e incumplimiento de las condiciones anunciadas en las ofertas que publica han proliferado de forma vertiginosa en los últimos meses, tanto en los medios tradicionales como en las redes sociales. Y en Reino Unido se ha iniciado una investigación por parte de la Office of Fair Trading debido a la repetidas violaciones de la normativa de publicidad; en concreto, según datos de Tnooz, 48 veces en apenas 11 meses, en las que las principales acusaciones son de exagerar los ahorros publicitados, no garantizar que las ofertas estén disponibles, y no dejar claros los términos y condiciones de las mismas.

Más allá de los problemas que pueda tener Groupon en el desarrollo de sus actividades y sus buenas o malas prácticas, son los organismos reguladores quienes deben actuar si se estima que una empresa lleva a cabo malas prácticas, y son quienes deben proteger al consumidor, tanto mediante las sanciones oportunas, como mediante una labor pedagógica de consumo responsable. Personalmente, creo que la estrategia del ‘todo vale’ es un error, y que probablemente el portal ganaría en coherencia agrupando las ofertas, aunque supongo que no les debe ir nada mal si siguen apostando por estas promociones.

Pero a mí hay otro aspecto sobre el que me gustaría reflexionar, y que no es otro que la posición que adoptan las marcas cuando deciden anunciarse en un portal de cupones. Las empresas son las que deben plantearse acudir a un canal de estas características, porque puede echar por tierra toda la estrategia de branding que probablemente les haya costado mucho tiempo y esfuerzo construir. Hay muchos productos y servicios, y muchos canales para hacerlos llegar al consumidor, pero un paso en falso puede echar por tierra toda nuestra estrategia de marca. ¿Qué credibilidad puede tener un centro de salud que oferta descuentos en cirugía, al lado de otro anunciante que vende su último modelo de aspirador? Quizás peque de aprensivo, pero a mí no es que me genere precisamente una excesiva confianza poner mi salud en sus manos, por barato que me salga… Alejarse de los valores que queremos que transmita la marca en busca de aventuras de rédito comercial inmediato puede salir muy caro a la larga, amén de que los descuentos que las empresas se ven obligadas a realizar mucho me temo que poco margen deben dejar, en buena parte debido a las duras condiciones que este tipo de portales imponen a las empresas que quieran publicar sus ofertas.

Supongo que ante el descenso estrepitoso del consumo muchas empresas probablemente vean este tipo de oportunidades como una tabla de salvación; cortoplacista, sí, pero un respiro al fin y al cabo, o bien una posibilidad de aumentar la notoriedad por la vía que sea. Pero esta mentalidad es la que va a tener funestas consecuencias sobre la reputación de las marcas a medio y largo plazo, porque el gran juez de nuestros productos y servicios no es otro que el cliente que los adquiere. Y ante esto, no hay regulación que valga excepto una: un posicionamiento claro y una buena dosis de sentido común.

De nuevo las redes sociales se han convertido en un polvorín para una marca. En este caso, la que ha levantado ampollas ha sido Pepsi España, con la campaña que inició el pasado 5 de diciembre en Facebook: en la popular red social se mostraba una galería de fotos de su vídeo interactivo que promocionaba su producto Pepsi Max Extracafeína. En el vídeo se jugaba con algunos tópicos sobre las bibliotecas, presentando un ambiente soporífero, y con una bibliotecaria al más puro estilo sargento de hierro haciendo las funciones de vigilancia sobre los sufridos estudiantes.

La respuesta inmediata al lanzamiento de la campaña fue la aparición masiva del hashtag #lasbibliotecasmolan en Twitter, reivindicando estos espacios como algo más que aburrimiento entre cuatro paredes, así como una tremenda cantidad de artículos en prensa, posts en bitácoras, comentarios en redes sociales, etc… por no mencionar la profunda indignación del colectivo profesional de los bibliotecarios, que no están precisamente en su momento más dulce en vista de los recortes que están sufriendo muchos de estos servicios.

La campaña, bajo el título de “Tú puedes cambiar la historia”, se rodó en una biblioteca madrileña. Según los responsables de la compañía, nunca se quiso reflejar la realidad de las bibliotecas, sino que simplemente jugaba con algunos clichés en clave de humor y con estética de cómic, lo que la desvinculaba de la realidad. Además, argumentaron que la frase “las bibliotecas no molan” no forma parte de la campaña, sino que se mencionó en un post desafortunado. En todo caso, y en un gesto que les honra, en Pepsi han aceptado las críticas y se han disculpado por si han ofendido a alguien con su campaña.

Sea como fuere, una vez más la polémica está servida. En primer lugar, debo decir que a mí personalmente no me parece una campaña mal enfocada: es coherente con el posicionamiento juvenil, fresco y transgresor que ha venido mostrando la marca, que no olvidemos está orientada mayoritariamente a un público joven. Pese a prever las reacciones, a cambio de una respuesta de disculpa han obtenido una enorme difusión: si no es así, me pregunto porqué todavía no han retirado la campaña… no deben ser tan graves los daños a la marca. Y respecto a la indignación de los bibliotecarios, que respeto profundamente, tampoco creo que sea un ataque a su profesión, sino que se trata de una parodia, eso sí, más o menos afortunada: para gustos colores, y en los tiempos de la corrección política todos tenemos la piel muy fina.

Lo que yo me pregunto es si realmente se trata de una desafortunada acción de publicidad en redes sociales, o bien de una estrategia muy bien orquestada por los directivos de Pepsi para lanzar un producto a un coste muy bajo: la dimensión que ha alcanzado, con numerosas menciones en medios nacionales y un gran eco en las redes sociales, hubiese tenido un elevado coste, tanto humano como económico.

Pero por otra parte, no nos olvidemos de la reacción y el rédito que los bibliotecarios han sabido obtener para reivindicar su profesión, y a los que felicito sinceramente: el hashtag #lasbibliotecasmolan corriendo como la pólvora por Twitter, una página en Facebook bajo el mismo hashtag, o apariciones en medios nacionales.

En todo caso, un gran ejemplo de contracampaña bien orquestada por un colectivo minoritario. Y cada uno es muy libre de pensar lo que quiera… le mole o no.

A lo largo de los últimos días, ha levantado una enorme expectación el constante degoteo de anunciantes que han decidido retirar sus inserciones publicitarias del popular y polémico programa de Telecinco ‘La Noria’. El motivo ha sido el enorme seguimiento de la propuesta que el periodista madrileño Pablo Herreros (@PabloHerreros en Twitter), en la que pedía a las marcas que retirasen su publicidad del controvertido programa a raíz de la entrevista realizada el pasado sábado 29 de octubre a Rosalía García, madre de ‘El Cuco’, uno de los implicados en la muerte de Marta del Castillo, y por la que cobró una cifra entre 7.000 y 10.000 euros.

Tras los primeros abandonos de Campofrío y Bayer el popular Jordi González, presentador del programa, arremetió a través de Twitter (@jordiGlez) denunciando la maniobra de las marcas como “una campaña de imagen que les sale gratis”. Esto, lejos de apaciguar los ánimos, recrudeció las críticas, de modo que nombres tan potentes como Nestlé, El Corte Inglés, L’Oréal, el Grupo Lactalis (Puleva y Président), Milner, Panrico, Vitaldent, Wilkinson, WC Net, Paramount y Pronto han decidido apartarse del ojo del huracán y retirar la presencia de sus marcas en el programa.

Por primera vez el espacio se emitió el 19 de noviembre sin ninguna publicidad más allá de autopromociones de la cadena, lo que constituye un hecho histórico tanto para el programa como para Telecinco, y a las apariciones de la vidente Esperanza Gracia, quien se hizo con los tres únicos espacios a lo largo de las cuatro horas y media de programa. No cuesta mucho hacerse una idea del impacto económico de estos hechos, que poden en entredicho la misma continuidad del programa.

Sinceramente, creo que resulta lamentable que Jordi González arremetiera contra los anunciantes por no querer que su imagen se vea comprometida con según qué contenidos, y más aún cuando lo ha hecho escuchando la demanda de una gran cantidad de consumidores, que al fin y al cabo son su público objetivo. Por supuesto que las marcas han hecho una campaña de imagen, especialmente dirigida a preservarla tras el rechazo de los consumidores.

Pero la demagogia de la que hace gala el periodista no tiene desperdicio, porque yo me pregunto: ¿cuál era el objetivo de invitar a la madre de uno de los acusados? ¿Aportar información relevante? ¿Informar? ¿O más bien crear expectación y alimentar el morbo para conseguir mayor audiencia? En todo caso, el dato de audiencia es revelador: cerca de 2 millones de espectadores, uno de los mejores registros del programa, por lo que me pregunto quién se ha hecho mejor publicidad con toda la polvareda originada por el asunto. Y el argumento de que la entrevistada ya había aparecido en otros programas me parece, aparte de irrelevante, un tanto pueril.

No obstante, concedamos un segundo a la reflexión sobre la responsabilidad de cada uno. La argumentación de los anunciantes me parece hipócrita cuando dicen que eran desconocedores del contenido del programa, y que lo han hecho después de las peticiones de los consumidores: las redes ya iban llenas con el tema muchos días antes, por lo que lo verdaderamente loable hubiese sido retirar la publicidad antes de la emisión del programa, y no después. Pero claro, renunciar a semejante share no es una decisión fácil, cuando además las parrillas están llenas de espacios como ‘La Noria’ que, mal que me pese, concentran unas audiencias terribles antes sus televisores, y al fin y al cabo constituyen el principal vehículo de contacto con su público objetivo, el consumidor. De momento, Telecinco ha anunciado que cancela dos de sus formatos más polémicos, Enemigos íntimos’ y ‘Resistiré, ¿vale?’; por otra parte, la cadena ha decidido suavizar los contenidos de sus programas, haciéndolos más ‘blancos’ y orientando los audiovisuales hacia un tratamiento humorístico.

En mi opinión, en la estrategia publicitaria deberían incluirse aspectos de corte ético y estilístico antes de acceder a ningún patrocinio, y no hay excusa que valga. Una buena muestra de ello sería que retirasen sus anuncios de otros espacios similares como ‘Sálvame’, que me produce absoluta perplejidad ante el tipo de contenidos que emite en horario protegido: ¿lo van a hacer en este programa también? En todo caso, creo que debemos mantener una actitud crítica y no dejarnos llevar por el aplauso fácil ante medidas como las que hemos visto. Y por encima de todo, tener muy presente un factor que ha sido el que menos líneas ha generado: el del lucro y el espectáculo más perverso con el dolor de unos padres ante el brutal asesinato de su hija. ¿Acaso esto entiende de shares e inversiones? Espero que, tras todo lo visto en torno a este escabroso asunto, la respuesta sea que no.

Hoy en día, cualquiera de nosotros se ve inmerso en un continuo bombardeo de publicidad que, de la mano de la revolución tecnológica que vivimos, nos sorprende continuamente con formatos y soportes novedosos. La publicidad pero, es una técnica comercial que se remonta a miles de años atrás; ya en la antigua Pompeya se pintaban frescos de escenas eróticas que invitaban a los romanos a conocer el catálogo de servicios ofrecidos por los burdeles.

Sin remontarnos tantos siglos atrás, hemos encontrado un interesante recorrido por la publicidad de tres cuartas parte del siglo XX en España. De la mano de iBytes, podemos conocer algunas de las creatividades más significativas aparecidas entre 1900 y 1979. En total, 107 piezas publicitarias de muchas marcas que a más de uno le resultarán familiares. Podéis acceder al artículo aquí… no os lo perdáis.


									

La mítica estrella del porno Rocco Siffredi ha prestado su imagen a la nueva campaña de Animalisti Italiani Onlus contra el abandono de animales domésticos. La asociación ha aprovechado la fama del actor, productor y realizador pornográfico italiano para lanzar esta iniciativa que nace con el objetivo de reducir la alarmante cifra de cerca de 590.000 perros que se estimada que deambulan por Italia, según denuncian los animalistas.

El slogan de la campaña es “He seducido y abandonado, pero no a mi perro“, haciendo un guiño a la ingente cantidad de mujeres con las que Siffredi se ha acostado a lo largo de us dilatada carrera como actor en la industria del porno. Pero la que quizás sea más impactante es la versión en la que el semental italiano avisa de forma menos sutil sobre las consecuencias de abandonar a las mascotas: “Se lo abbandoni, ti inculo!”. Para los no versados en la materia,  nuestro protagonista es conocido por el digamos poco usual tamaño de su miembro, del que se dice que alcanza los 24 cms.

Así que… ¿resulta impactante la campaña o no?

El pase de diapositivas requiere JavaScript.